El Túmulo de Gorblag

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine…

Archivar para el mes “mayo, 2020”

Reflexiones del blog: Más de 350 entradas en el túmulo

Pues si, llevo escritas/vomitadas/difundidas más de 350 entradas en el blog. No es que crea que sean muchas, de hecho sigo blogs que tienen muchísimas más y no creo que lo mio sea ningún hito en general. Lo que si quiero es hacer un par de comentarios en los que he estado reflexionando.

Primero de todo, y como he dicho muchas veces, yo no escribo en el blog, o al menos nunca ha sido mi intención tener seguidores ni gente constante por aquí que le flipe todo lo que hago. Me dan bastante igual los números, de hecho soy muy consciente de que tengo herramientas suficientes como para saber que le gusta más a la gente y que no, y podría enfocar el blog a ganar “adeptos y adeptas”.

Cuando escribo en el blog lo hago por razones mucho más sencillas y, quizá, en parte egoístas .

Leer más…

Diario rolero: Rol de cuarentena Abril

Esta vez va a ser breve, por la cantidad de partidas y actividades relacionadas con el rol en las que he estado este mes pasado. Quiero hacer esto en una solo entrada así que no me voy a extender mucho. Además, no estará todo pero mi cabeza no da para mucho ya y hay demasiado, pese a apuntarme muchas cosas. Si alguna de las actividades tiene algo que destacar seguramente haré una entrada más adelante comentándolo.

Han sido 27 sesiones de rol, repartidas entre Discord, generalmente en el de Ludorussafa, y Roll20.

Entre ellas ha habido un poco de todo en cuestión de géneros y juegos:

  • Carne fresca: Interpretamos a supervivientes en una invasión zombie.
  • Ratas en las paredes: Dirigí varias veces este juego de terror cósmico.
  • Mundo de tinieblas: Jugué varias sesiones de dos campañas diferentes con uno de mis grupos habitual.
  • Traveller: Aventuras espaciales de una tripulación bastante disfuncional.
  • Aquelarre: Recreación fantástica de la edad media española.
  • Vieja escuela Cyberpunk: Dirigí varias sesiones (unas 6 o 7) de este juego minimalista y que tanto me gusta.
  • Séptimo Mar: Aventuras y peleas de piratas, marinos y cortesanos.
  • La llamada de Cthulhu: Varias sesiones de “Las máscaras de Nyarlathotep” con otro de mis grupos de juego.
  • Paranoia: Pues si, volví a jugar 20 años después este juego de un universo distópico y enajenado.
  • El caso de la Mansión Waterdown: Un cluedo roleado en el que no paramos de reír.
  • Cthulhu D100: Terminamos la aventura tan chula en la que Ewi nos había embarcado. Mi pj no terminó muy bien pero me divertí mucho con esta partida de terror.

Leer más…

Reflexiones: Los limites de la tolerancia.

Creo que va siendo hora de hablar de ciertas cosas en el blog, empezando por la tolerancia, sus límites y como darle en los morros a los tonticos que vienen a llorarnos cuando no somos “tolerantes” con ellos.

Expongamos los límites primero, porque siendo realistas, todo tiene que tener unos límites.

Recuerdo una conversación que tuve con dos amigos tomando algo en una mesa en un bar de Bilbao cuando vivía por allí. No recuerdo exactamente como llegamos a esta conversación, pero si recuerdo esta bastante bien. En un momento dado ella dijo lo típico de “todas las opiniones son respetables” a lo que yo conteste con una negativa rotunda.

Le puse de ejemplo un niño que había cerca armando escándalo y molestando a la gente que estaba allí sentada, por mucho que alguien tuviera la opinión de que lo que merecía era “reventarle de una patada la boca”, esta opinión no era respetable (sinceramente, el ejemplo que puse no fue este, era mucho más retorcido y malsano).

Toda persona con sentido común y con unos límites claros en cuanto a tolerancia entiende de sobra esta parte. No, no toda opinión es respetable y no, no hay que tolerar cualquier mierda que un tarado nos quiera imponer o hacer tirando del recurso de “respeta mi opinión” o intentando volver en nuestra contra el argumento de la tolerancia tildándonos de hipocresía por no ser “tolerantes” con la mierda que nos quiera imponer. Todo tiene límites.

Hay quien en su egocentrismo y con una actitud bastante deplorable, mezquina y estúpida, cree que tiene derecho a decir y hacer lo que le sale del ciruelo, alguna veces, y conozco más de un caso, amparándose en cualquier excusa estúpida para creerse con derecho a soltar mierda.

Lo bueno que tienen estas criaturillas es que hablan mierda, tienen pinta de mierda y huelen a mierda. Así que a poco que los escuches o leas, al final se retratan solos.

Volvamos al tema. Limites de la tolerancia.

Leer más…

Relatos: La Piedra

Otro relato que escribí para el concurso de relatos de WA. Temática libre de 500 a 2000 palabras y en la que se podía incluir como extra en la temática las palabras “Partir, Raza y Comer” para tener un punto extra.

Como siempre me gusta participar en este concurso y esta vez el relato que propuse fue el siguiente.

 

LA PIEDRA

 

El sonido de pasos apresurados que llegaba desde el pasillo se podía escuchar en todo el piso, seguido por el  de un golpe al abrir una puerta con fuerza y sin mesura. No es que la vivienda fuera muy grande ni espaciosa, sin embargo todos sus residentes cumplían la ley no escrita en la que dentro de aquellas cuatro paredes se mantenían siempre las molestias para los demás al mínimo, fueran las que fueran.

Samira salió extrañada y curiosa por la puerta que daba al corredor. Había estado estudiando en silencio “Fundamentos matemáticos” durante un par de horas, y que la sacaran de su estado era casi más un alivio que algo realmente molesto. En el pasillo vio la puerta de Vicky abierta de par en par. La pelirroja chica debía de haber llegado muy apurada para hacer tanto ruido. Habitualmente era de las más modestas y silenciosas mientras estaba dentro del piso, aunque en cuanto salía por la puerta todo el cuidado y mesura desaparecían.

Dio unos pasos en dirección a la puerta abierta de su compañera y se asomó al cuarto de Vicky, la cual, pudo observar, como revolvía toda la estancia como buscando algo. Tuvo que llamarla dos veces para que la chica se diera cuenta que la pequeña y morena Samira estaba en su puerta preguntando.

  • Vicky ¿Sucede algo?- Los ojos verdes de la pelirroja se posaron por un momento en los castaños que le observaban desde el pasillo.
  • .- dijo mirando de nuevo a su alrededor- no te preocupes Sami, he perdido una cosa, pero tiene que estar por aquí en alguna maldita parte.

Samira, quedándose de pie en el pasillo miraba como la nerviosa chica de dentro de la habitación seguía buscando casi a la desesperada, moviendo objetos y libros de un lugar a otro para luego volver a cambiarlos de sitio cuando le molestaban donde los acababa de dejar. Vicky mascullaba maldiciones e improperios constantemente durante todo el proceso y miraba una y otra vez en los mismos sitios.

 

Pudo ver como David salía de su cuarto con el ceño fruncido, lo cual hacía que su frente se arrugara y su rasurada cabeza brillara a la luz de la ventana que dejaba atrás. Miró a Samira, parada delante de la puerta de Vicky y resopló en silencio antes de detenerse en mitad del pasillo.

  • ¿Es necesario todo este jaleo? Estaba intentando estudiar y …
  • Dormir o masturbarse no es estudiar David. Le interrumpió la voz de Vicky desde dentro de la habitación – A contar cuentos a otras – La cara del chico se arrugó más aún y soltando en voz baja un insulto se dio la vuelta para volver a su cuarto.

Samira dio un pequeño respingo cuando al volverse de nuevo a la habitación se encontró la pelirroja cabeza de su compañera de piso junto a su cara. Aquellos ojos verdes miraban directamente a los suyos como si buscaran algo en su interior, pero aquella sonrisa cálida, sin embargo, hacía que todo estuviera en calma.

  • Lo tengo, creía que lo había perdido – dijo separándose un poco de Samira mientras le enseñaba su puño cerrado y se empezaba a dirigir a las escaleras – Casi me da un pasmo cuando me he dado cuenta que no lo tenía. Cualquier día perderé la cabeza o algo peor y no habrá remedio.

No te quedes ahí pasmada, mujer ¿quieres saber que es o no? – Samira pestañeó un par de veces. Nunca sabía cómo iba a reaccionar Vicky. No esperaba que la invitara a ir con ella.

  • Tengo que coger las llaves y la cartera. Espera un momento Vicky- Dijo volviendo a su habitación, donde quedaron los apuntes que había estado estudiando hasta un momento antes.

 

Habían recorrido en un incomodo silencio el camino que iba desde su piso al parque cercano, un par de calles en realidad. Samira se moría de ganas de saber que era aquello y que lo hacía tan interesante para su compañera, aunque no lo expresaría nunca. A Vicky se le notaba alterada, tenía un gesto nervioso e iba callada mordiéndose el labio y mirando a la otra muchacha cada pocos pasos.

Una vez en el parque, la pelirroja eligió un banco un poco apartado y se sentó. Samira la imitó y esperó que fuera ella quien tomara la iniciativa.

 

  • Vale – Dijo por fin, mientras abría su mano y la ponía delante de ella. Allí, en su palma había un colgante. El cordón para colgarlo era bastante vulgar, uno de esos que se puede comprar en cualquier mercadillo o tienda de telaso negro y fino con un par de enganches. Lo interesante era lo que pendía de este. Una piedra ovalada de unos 2 centímetros. Tenía un tono violáceo muy oscuro y sobre este se veían vetas de blanquecinas y verdosas que se movían levemente con movimientos fluidos que a Samira le recordaban a algún tipo de liquido dentro de otro menos espeso.

Durante un momento no creyó lo que estaba viendo. Fue a decir algo pero no supo muy bien que, así que se cayó, y luego miró los verdes ojos que la observaban con una sonrisa entre triunfo y orgullo.

  • Sabía que te quedarías con la boca abierta – Dijo la pelirroja con una carcajada.
  • ¿Qué es? ¿De dónde lo has sacado? – Pregunto
  • Legado de familia o algo así. Me lo mandó mi madre hace unas semanas. No tengo ni idea como funciona o de donde ha salido, mis padres son muy cansinos con que no lo enseñe, ni hable a nadie de la piedra – dijo mientras lo levantaba dejándolo colgar de su cordel y mirando cómo se balanceaba mientras las vetas claras y verdosas seguían recorriendo la superficie oscura.

Luego, recogiendo la piedra de nuevo en su mano la volvió a poner delante de su compañera invitándola a disponer de ella.

Samira miró a Vicky antes de volver a mirar la piedra. Las vetas la fascinaban y a la vez la confundían. Sus manos, que hasta ese momento reposaban en su regazo, se acercaron lentamente al objeto.

Justo antes de que pudiera tocarlo sintió una pequeña descarga cuando un minúsculo rayo salió de la piedra hasta su dedo y de pronto sintió un tirón muy fuerte y como algo invisible la arrastraba.

 

Vicky, que en algún momento se había cogido de su brazo, se presionaba fuertemente contra ella, mientras con los ojos cerrados musitaba, como siempre, maldiciones.

A su alrededor todo estaba oscuro excepto unas vetas gigantescas traslucidas y claras que surcaban moviéndose como un fluido por una superficie violácea que hacía de paredes de una extraña y ovalada estancia. Se sorprendió al pensar que habían acabado dentro de la piedra y que ahora mismo eran minúsculas y estaban encerradas.

Delante de ellas, un fulgor verde brillaba palpitante con el tamaño de una cabeza.

  • Ven, muchacha del antiguo pueblo, acércate a mi – surgió una voz susurrante desde el fulgor verdoso.

Vicky tiró del brazo de Samira cuando esta hizo intención de ir hacía la luz.

  • ¿Estás loca? No voy a dejar que te acerques a esa cosa – Dijo mirando a los ojos a Samira con expresión decidida.
  • Ven, muchacha del pueblo antiguo. Libérame y te daré lo que pidas.

La pelirroja tiró de ella para atrás, despacio pero tenaz. Samira al principio poniendo un poco de resistencia pero luego dejando que Vicky tirara de ella hasta refugiarse en sus brazos. La luz verde empezó a subir de intensidad y un sonido como de trueno ensordecedor se extendió por toda la estancia.

Ambas se cubrieron como pudieron, Vicky protegía a Samira con su propio cuerpo mientras que con sus brazos trataba de taparse los oídos.

Y de repente se encontraron en un desierto, sabían que muy lejano, perdidas en la inmensidad de un océano de arena demasiado cálido y seco. El ambiente era sofocante, el calor intenso y la falta de humedad hacían que al respirar se quemaran las fosas nasales.

En la distancia se distinguía una ciudad, de torres altas, blancas y doradas. Sobre un templo en el mismo centro de la urbe un gigantesco ser verde se sentaba en un trono hecho con piedra de un tono violeta oscuro sobre la que se veían vetas claras que refulgían al incidir la luz de gran sol que dominaba toda la tierra que podían abarcar con su vista.

Al lado de la criatura verdosa una estructura hecha con la misma piedra violeta sostenía unas jaulas en las que había un centenar de personas. Unos seres escamosos que portaban armaduras y tocados de muchos colores iban sacando a estos humanos de su prisión a la fuerza y los lanzaban a la boca de la criatura gigantesca que devoraba cada presa con deleite.  La comida de un dios.

 

Samira gritó de terror, volvió a refugiarse en los brazos de Vicky y cerró los ojos para no ver la macabra escena.

Un ladrido de perro y unas risas de niños hizo que volviera a abrirlos. Estaban en el parque al lado de piso, en el mismo banco que antes. Vicky la abrazaba muy fuerte, como si no quisiera que se le escapara de los brazos, y la piedra oscura estaba a los pies de ambas, con sus vetas verdosas fluyendo  por su superficie.

 

Por un momento se miraron, las lágrimas amenazaban con salir de los castaños ojos de Samira, mientras Vicky aflojaba su abrazo un poco y quedaban allí sin saber que hacer o comprender que acababa de pasar.

Leer más…

Persona 5, la importancia del arte en los videojuegos

La primera vez que me llegó información sobre la saga Shin Megami Thensei: Persona fue hace unos 4 o 5 años. Sentí curiosidad y me puse a investigar un poco. Al final, por falta de tiempo y de la consola pertinente (porque no voy a comprarme una para probar a ver si me gusta un juego) simplemente he visto a otras personas jugar estos juegos, en sus versiones 3, 4 y 5. Y creedme, son muchas horas de juegos que me tomaba más como ver una serie anime, porque la historia así lo es, que como ver un juego jugado por otros.

Con la salida de Persona 5 Royal he estado rememorando algunas cosas que me gustan y que no me gustan de estos juegos. La verdad es que tienen muchos detalles que son muy mejorables, sobretodo a nivel de narración, de fundamentos de personajes y de trama, y aunque suene muy rimbombante y pedante a lo que me refiero es que hay momentos en los que parece que el juego te esté tomando por una persona con deficiencias de comprensión muy altas.

Dicho esto, lo que quería comentar hoy es una de las cosas que más me gusta de esta saga, que viene a ser la concepción artística en general. Y no, no me refiero a los gráficos, al menos no exclusivamente aunque dicho sea de paso, si también me gusta.

Leer más…

Navegador de artículos

La Biblioteca dels Jocs

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

El cartapacio de las Musas

¿Qué es la literatura? ¿Sirve para algo? Esta y otras preguntas no serán respondidas aquí pero quizás otras cosas sí.

Murallas Blancas

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Quemando Cromo v3.0

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Sayko 2K20

Cyberpunk 2013, 2020 y 2077 (y otros juegos de rol)

Tinta de Celaeno

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Guía de la rolera galáctica

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Nación Rolera

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Bastión Rolero: Tu blog de juegos de rol

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Con D de Dados

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Laboratorio friki

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

El manicomio rolero

Un blog con nuestros desvaríos.

Rol de los 90

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

Cóctel de Rol

La bebida de los roleros

La Ciencia del Rol

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

modelismocambre

Blog personal sobre Modelismo, Dioramas. Trabajos propios como de otros compañeros

The Dragon's Lair

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...

El Claro del Fauno

Porque a todos nos gusta hacer el cabra

Casa Dorkaraz

Wargames, Rol, Música, Literatura, Cine...